La Guerra de Wall·e

la guerra de Wall·e

Que nadie se asuste. Esto no será otra diatriba sobre lo excelente de la película (que lo es), sino más bien lo contrario. El caso es que, repasando artículos en la web respecto al film, encontré uno que me llamó la atención (Planocenital.com.ar) y así lo plasmé, dejando el pertinente comentario. Volviendo meses más tarde a la misma página, una respuesta posterior me impactó por su insidiosa negativa a reconocer valor alguno a la obra, recalcando además escondidas intenciones en su planteamiento, absolutamente contrarias a las ya vertidas en la pequeña polémica que siguió al esteno (aquello de que constituía un ataque quasi-comunista al capitalismo, etc). Tras un par de lecturas decidí contraatacar con un nuevo texto, suficientemente rumiado como para publicarlo aquí también.

Así que a continuación os dejo el comentario original de “El Conde de Montacristos” y la subsiguiente respuesta de “El Guionista Despistao”. Espero que se entienda algo.

El Conde de Montacristos dijo…

cabreaoSi en lugar de Pixar esa película llevara cualquier otra firma y estuviera rodada con personajes reales hubiera salido directamente en video destinada a consumo de freakys en ayunas de varios meses. El argumento es más viejo que la pana. El guión apenas tiene veinte líneas y reiterativas. Los personajes son tópicos hasta el delirio. Sus homenajes cinéfilos la más simple forma de llenar metraje sin aportar nada y haciendo que se le caiga la baba a los conoisseurs.

No hay por donde cogerla. Sólo por un lado, está impresionantemente bien hecha. Y ese es todo su poder.

WALL-E es una bomba de relojería envuelta en celofán de brillantes colores. Es una peste fundamentalista, una mofa del capital hacia nuestra condición de desheredados y un bodrio como película si entendemos ‘película’ como un todo.

Curioso, la robot que lleva la plantita de marras a la nave se llama Eva. Como ¿la primera mujer? Tendencioso al menos ahora que la Teoría Creacionista esta sacando a Darwin por la puerta falsa de gran numero de colegios estadounidenses. Y decir tendencioso es quedarse muy corto. Es puro proselitismo. Pseudosubliminal si quieren, pero proselitismo. Y feroz.

El héroe, un necio. Se vuelve a repetir por enésima vez el arquetipo del triunfo del patoso, del torpe, del afortunado, del que estaba allí. Eso es lo que interesa. No alguien que se esfuerce, que piense, que se mueva. No. Un simple peón lleno de potra. El mensaje es claro: “Si te ha de tocar, te tocará. Si no, no”. Porque la exacerbada sociedad capitalista en que vivimos ya no quiere luchadores que puedan mínimamente inquietar el espejismo de confort en que morimos.

Tampoco hay autocrítica en su formulación de un futuro monocorporativo. Es un simple ardid de mago para poder colarnos sus decimonónica ideología mientras pensamos, ¡caramba!, que valientes y modernos son los de Disney y Pixar.

Puede que sea una película infantil pero yo me daría de cabezazos si mis hijos la vieran. Puede que también lo sea para adultos pero me hago cruces pensando que a todo el mundo le parece maravillosa. ¿El qué les parece maravilloso? ¿Han leído algún libro en su vida? En tres páginas te cuentan más que en todo este cromo.

WALL-E no es más que una hedionda máquina tragaperras y un ruin vehículo para difundir con más o menos sutileza la doctrina de nuestros tiempos. Sí, también es un bonito espectáculo de luz y de color. Puros fuegos artificiales. Sólo que estos nos acabarán estallando en la cara. Al tiempo.”

[Algunos comentarios después…]

El Guionista Despistao dijo…

más cabreaoEstoy de acuerdo en todo con el señor Montacristos. De hecho, hay quien habla de una relación directa entre Pixar y la Asociación Nacional del Rifle Americana (NRA). No hay más que ver el fino pero evidente anagrama que forma el nombre “Pixar”: al reordenar las letras, quitar dos y cambiar una, obtenemos “NRA”. Es decir, cada vez que mencionamos el nombre de la compañía, nuestros hijos están recibiendo subliminalmente el siguiente mensaje, más o menos textual: “si un comunista te pregunta la hora, asfíxialo con una piel de pollo y tira la pistola al río.”

La película en cuestión apesta a capitalismo en cada minuto. ¡No hay más que ver a la estúpida cucaracha: es igual que Emilio Botín! Existe incluso el rumor de que el mencionado banquero fue invitado a poner voz al personaje, pero visto su nivel de inglés suprimieron esa voz, y ya de paso todas las demás.

¿Y por qué llamar a la robot “Eva” precisamente, y no poner un nombre más… conveniente? “Amparo”, por ejemplo, como mi cuñada. Un nombre que no puede relacionarse con nada bíblico, visto lo arpía que es la maldita mujer. Además, si nos fijamos en el enorme parecido entre el personaje y Eva Brown, puede afirmarse sin duda que la película es una clara exaltación del nazismo. Era evidente, ¿no?.

El film es sin duda un homenaje al frikismo más humillante. Mira que ser el protagonista un maldito robot tonto y no un buen hombre superinteligente y normal, ahí con sus cosas… Si las películas fueran como tienen que ser, los personajes no serían bártulos de chapa, dónde se ha visto eso. Acepto que salgan algunos artefactos de latón, como una herradura o una sartén, sobre todo si tienen frases trascendentes, pero un robot… ¿Qué será lo próximo que veamos en la pantalla, una aspiradora? Un poquito de por favor, que se nos van a atragantar las palomitas con tanta pijería banal.

En cuanto al triunfo del perdedor… a mí también me sentó mal desde el principio. Me entró la misma mala leche que viendo las películas del merluzo ese de “Charlot”, vaya calzonazos. Y me recuerda demasiado a mi primo Tomás, ese maldito peón zoquete que no hacía más que ir de la fábrica a casa y de casa a la fábrica, hasta que no sé qué tío argentino le dejó una herencia. Vaya potra, qué desgraciado. Y yo aquí venga a esforzarme, a pensar y a moverme y nada (y eso que me muevo bastante bien, que voy a clases de baile afro-caribeño).

Para no llevar a los niños a engaño, en las películas la “suerte” debería estar censurada. No hace mucho vi yo una buenísima: no había estrambóticos golpes de azar ni a los personajes les pasaba nada fuera de lo normal. Básicamente, a los personajes no les pasaba nada. Durante dos horas. Una delicia.

Y qué vamos a decir del alarmante déficit de lectura de nuestra idiota sociedad frente a la proliferación de films como éste. ¡Si es que prácticamente no quedan películas que le permitan a uno sentarse en la butaca a disfrutar de un buen libro!

Y el ciudadanito medio ni se entera, todos esos pobres tarados alabando al dios Wall·e. ¿Cuándo entenderá por fin la humanidad el imborrable daño que nos ha hecho el cine? El otro día, sin ir más lejos, mi suegra fue a ver “Spiderman III” y después se empeñó en subir por la pared de un edificio. Y lo consiguió: la muy bruja entró por la ventana de mi váter y me frió a collejas. Cuánto daño nos ha hecho el cine, válgame el cielo. Y si no, al tiempo…”

Sí, vale, me pongo un rato tonto. Pero entre que no entendía al tipo y que me tocaron los Pixars… El caso es que no dejo de pensar que Montacristos vería una conspiración del “Nuevo Orden Mundial” hasta en los documentales de La 2. Que vale, que ni los leones ni las gacelas hablan, pero es que te lo dicen todo con los ojos. Y con la tontería te llega cada mensaje subliminal…

Saludos a todos. Y por cierto, que alguien me corrija si me equivoco: ¿”conoisseurs” no es lo que desayunan los franceses?

Anuncios

5 Responses to “La Guerra de Wall·e”


  1. 1 Belen Cruz 16 octubre 2009 en 5:46 pm

    Jaja, me ha encantado el rapapolvo que le has dado, ah no! que me equivoco, que le has dado la razón, jajaja, seguro que ese pringadillo no lo pilla, me juego lo que quieras que piensa que realmente le has dado la razón, mientras lo leía te imaginaba incluso con tu tonillo de voz, jajaja, de verdad que buen rato he pasado….

  2. 2 El Guionista Despistao 16 octubre 2009 en 6:23 pm

    Hombre, no creo tampoco que el tipo sea un pringao… De hecho todo lo que dice, aunque un punto surrealista, tiene cierta consistencia. Es solo que me mosquea la gente que ve fantasmas por todas partes y se convierte en esclava de una sola idea… ¡Y que me tocaron los Wallys! ¡Gracias por el comentario!

  3. 3 crazycris 17 octubre 2009 en 7:31 pm

    No, si no se nota naaaada lo mucho que te entusiasma esta peli! 😉
    Conoisseur son los frances que saben disfrutar de la buena vidilla… buen vino, buena comida etc. y claro, BUENAS PELICULAS! 😉

  4. 4 El Guionista Despistao 19 octubre 2009 en 11:02 pm

    Ah… Con razón andaba yo perdido.

  5. 5 Nachete 22 octubre 2009 en 4:43 pm

    Yo estoy con Belén. Como a éste le dé otra vez el ataque de paranoia se cree que estás con él y todo.
    A ver, cualquiera puede escribir cosas consistentes si tiene buena verborrea (recordemos que Hitler convenció al 97% de la población alemana para que le votaran y después va y les mete en una guerra). Pero creo que a estos levantadores de infamias, paranoicos y maniqueístas les pediría menos palabrería y más acción. Porque seguro que todo el rato que dedicó a contestarte no es capaz de dedicarlo a ayudar a sus amigos y a luchar contra esas cosas que no le gustan.
    Me ha encantado tu respuesta, en el estilo más adecuado para un tipo como ese.
    A ver si te contesta algo…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Lo que vamos escribiendo…

NOTA

Todos los textos publicados han sido escritos a mano por El Guionista Despistao (Miguel Entrena). Cualquier otro caso será debidamente acreditado.
Si alguien, por la razón que sea, usare o manipulare cualquiera de los presentes artículos, yo le rogare lo acredite también como dios mandare.
Cualquier parecido con textos pre-existentes en la red o fuera de ella será debido seguramente a un (repetido) error tipográfico. En tal caso, pido sea notificado al correo-e que hay al final de este apartado. La dirección está asimismo disponible para cualquier otro tipo de contacto, preferiblemente íntimo.
He dicho. Saludos a todos.

Correo del Guionista Despistao


A %d blogueros les gusta esto: