Posts Tagged 'cine mudo'

La Guerra de Wall·e

la guerra de Wall·e

Que nadie se asuste. Esto no será otra diatriba sobre lo excelente de la película (que lo es), sino más bien lo contrario. El caso es que, repasando artículos en la web respecto al film, encontré uno que me llamó la atención (Planocenital.com.ar) y así lo plasmé, dejando el pertinente comentario. Volviendo meses más tarde a la misma página, una respuesta posterior me impactó por su insidiosa negativa a reconocer valor alguno a la obra, recalcando además escondidas intenciones en su planteamiento, absolutamente contrarias a las ya vertidas en la pequeña polémica que siguió al esteno (aquello de que constituía un ataque quasi-comunista al capitalismo, etc). Tras un par de lecturas decidí contraatacar con un nuevo texto, suficientemente rumiado como para publicarlo aquí también.

Así que a continuación os dejo el comentario original de “El Conde de Montacristos” y la subsiguiente respuesta de “El Guionista Despistao”. Espero que se entienda algo. Seguir leyendo ‘La Guerra de Wall·e’

Barrácula: la pelúcula

Pues bien, aquella mañana de hacer el imbécil con una cámara y buenos amigos (tan perjudicados como un servidor, espero, si no me sentiría muy solo), aunque años después, dio finalmente su fruto. Esta es la versión quasi-completa del esperado “Barrácula”, que he subtitulado “stupid director’s cut” simplemente por poner algo con un poco de sentido en todo esto: un rato de divertimento tontamente maquillado con absurdos toques de postproducción. Así que hala, a disfrutar de esta joya del neo-realismo macaco.

En cuanto a los protagonistas, hay que destacar al propio Barrácula: un consagrado actor profesional (ha participado en una docena de barbacoas estilo “dogma”) de nombre Alejandro y cuya altura artística es sólo comparable a su calidad infrahumana. Una nota curiosa: el nombre viene del mote que Alejandro tiene desde pequeño, “Barraca”. Qué tontería, ¿no?

Alejandro y los demás (Elena, Vicente y un servidor), pasamos una mañana simplemente memorable, viendo a Barrácula tomar forma frente a nuestras narices gracias a una absurda peluca y un par de inexplicables servilletas en la nariz.

Pero eso fue otra vida, ahora somos personas. Creo.





Esta vez mejor evitamos los comentarios. Saludos.
Por cierto, en breve trataré de colgarlo en alta calidad, a ver qué pasa…

Wall·e: la venganza de los clásicos

“Son los dos únicos espíritus libres en un mundo de autómatas. Somos niños sin sentido alguno de la responsabilidad, mientras el resto del mundo se hunde bajo el peso del deber. Somos espiritualmente libres”, Charles Chaplin escribió, respecto a los dos protagonistas de Tiempos Modernos. La genial película de 1936, última aparición cinematográfica de ese universal vagabundo conocido como Charlot o The Tramp, fue además la última gran llamarada de un género que, desde hace casi un siglo, permanece durmiente, como una débil brasa más en la parrilla del cine actual, sobrealimentada de hamburguesas y perritos calientes.

El idioma universal de la pantomima se había extendido hasta entonces sin barreras a lo largo y ancho del mundo conocido (y seguro que del otro también). Charles Chaplin, Buster Keaton o Harold Lloyd repartían risas y aplausos a una cantidad tan monstruosa de gente que la llegada del cine sonoro provocó en estos artistas un profundo vértigo. Aunque parezca irónico, añadir diálogos a sus películas limitaba sus posibilidades (al menos geográficamente…). Pocos sobrevivieron al cambio. Los que tuvieron suerte, acabaron como uno más entre  la montaña de nuevas de estrellas que surgiría, perdiendo sin remedio la esencia que los hizo grandes.

Seguir leyendo ‘Wall·e: la venganza de los clásicos’


Lo que vamos escribiendo…

NOTA

Todos los textos publicados han sido escritos a mano por El Guionista Despistao (Miguel Entrena). Cualquier otro caso será debidamente acreditado.
Si alguien, por la razón que sea, usare o manipulare cualquiera de los presentes artículos, yo le rogare lo acredite también como dios mandare.
Cualquier parecido con textos pre-existentes en la red o fuera de ella será debido seguramente a un (repetido) error tipográfico. En tal caso, pido sea notificado al correo-e que hay al final de este apartado. La dirección está asimismo disponible para cualquier otro tipo de contacto, preferiblemente íntimo.
He dicho. Saludos a todos.

Correo del Guionista Despistao


A %d blogueros les gusta esto: